laBIRRAcollective nace de una generación, de una época, de una pasión, de una sed y de un sueño. Un sueño lúcido tras una noche revuelta. Una sed de cerveza a temperatura bodega y venganza fría. Una pasión por la creatividad y la elaboración artesana, por las cervezas de calidad, sus aromas y sabores… Gestado por y para una generación que disfrutaba igualmente con los bocadillos y el colorido germen de la primitiva bollería industrial.

Y sólo en este contexto, siempre alrededor de una buena cerveza, podría concebirse esta idea que surge como homenaje líquido a todo aquellos personajes que nos hicieron felices con su torpeza y desgracia; personajes considerados malos, que nunca tenían éxito y fallaban estrepitosamente para nuestro regocijo desdentado. Y así, entre tenderos y clientes, después amigos, después maestros cerveceros y ahora cerveceros nómadas, se gesta esta malhumorada receta. Porque ha llegado la hora de vengar a esos malos con un brebaje furibundo y enrojecido, como Zangief*, que capta la esencia de todos estos personajes y la fermenta para dejarnos poseer por sus espíritus de una vez por todas.

botella de laBIRRAcollective
destilando rojez y furia por los cuatro costados

Capturamos la rabiosa esencia de todos esos villanos, la fermentamos después de añadirle la furia vehemente del lúpulo americano y la servimos en botellas de 33 centilitros a quien quiso participar de esta deliciosa revancha. Y así hicimos correr raudo por el planeta este rojo elixir que combina 5 maltas de cebada, centeno y 4 lúpulos hasta alcanzar los 8,5 grados y 75 IBUs. Porque después de tanto estrepitoso fracaso, la victoria es vuestra, villanos. ¡Y vuestra es la venganza!

Estás a punto de sumarte a una revolución a ciegas, lo sabemos. Pero, ¿no es así como actuamos en el amor, la pasión, la devoción y el odio? Quienes formamos este proyecto llevamos desde 2012 en el mundo de la cerveza artesana, unos como vendedores bajo el nombre de Vivalabirra, otros como elaboradores tras la enseña de Cerveza Artesanal Alkimia, todos como fieles consumidores. Y decidimos dar este paso juntitos, aunando sabiduría, incipientes canas y esfuerzos, contando con un equipo de elaboración de los buenos de verdad (una maquinaria profesional, para elaborar en isobárico con el control del proceso garantizado). Y es que todo suma, ¡y queremos que este homenaje sea el merecido!

El resultado ha sido tan bueno, y la acogida tan espectacular, que el primer lote de elixir, elaborado entre mayo y junio de 2017, se agotó en pocos meses; y un segundo lote, embotellado en diciembre de 2018, es ya casi historia también. Así que os dejamos con la intriga de saber si habrá o no un tercer lote…

*Sabemos que no todo el mundo es tan freaky como nosotros 🙂 Es un personaje del videojuego Street Fighter